Roberto Benigni - Discurso contra Dios




     Quiero hacer un breve paréntesis en relación a la economía divina.
     Nuestro Señor, creo, podía habernos ayudado desde el principio. Yo creo en
     él, porque nunca se sabe. Total si existe, existe, y si no existe, no
     jode. Pero si existe, digo: somos cinco mil millones de personas ¡con
     todos los planetas que hay tenía que meternos a todos en éste! Es como si
     un padre tuviera veinte hijos y un edificio de cincuenta pisos y decidiera
     encerrarlos a todos en el garage. ¿De qué estamos hablando? Nos tendría
     que haber ubicado un poco mejor.
     Pero no, Nuestro Señor es un capitalista, y todos estos planetas son un
     abuso. Pura especulación planetaria. De hecho, cuando Galileo los
     descubrió, el Papa lo hizo arrestar enseguida. Lo hizo pasar por idiota y
     le dijo:¿Cómo es ése asunto de que la Tierra gira?". Galileo dijo: "Es la
     Tierra la que gira alrededor del Sol, y no como dicen ustedes". Entonces
     el Papa dijo: "¿Pero éste es idiota? ¿Vieron alguna vez una casa girar
     alrededor de la estufa?".
     Naturalmente, además de crear a los hombres, Dios ha construido a los
     animales, los vegetales y los minerales: un quilombo tan grande que ya no
     se entiende nada. Pero cuando los hombres se enojan, viene el diluvio
     universal. Después, Noé tiene tres hijos: Sem, Cam y Jafet. Los tres son
     hombres y dan lugar a las distintas razas. Al rato, Dios lo llama a Moisés
     y le dice cuáles son las cosas que se pueden hacer y cuáles las no.
     Las cosas que se deben hacer son los diez mandamientos; las que no se
     deben hacer son los siete pecados capitales. Ahora bien, yo estudie bien
     esos siete pecados capitales y son las cosas más abominables del mundo. Y
     Dios las hace todas. La soberbia, por ejemplo: si hay alguien soberbio,
     ése es Él, el ser perfectísimo, poderosísimo, presentísimo. "Comparado
     conmigo", dice, "Nembo Kid es un imbécil y a Buda lo saco de taquito".
     Hace falta un poco más de humildad. El mismo nombre Dios. Hubiese elegido
     un nombre más humilde. Hubiese dicho: "Soy Guido, no habrá otro Guido más
     que yo". O si no: "Ayúdense entre ustedes, que Guido los ayuda a todos". O
     "Llueve porque Guido quiere". Si fuese más humilde sería más simpático.
     La ira: no hay nadie que se enoje más que él. ¿Adán y Eva arrancaron una
     manzana? Madre mía, se enojó como un loco. "¡Fuera! ¡Tu trabajarás con el
     sudor de tu frente! ¡Tú parirás con dolor! ¡Fuera!". Una manzana yo me la
     pago, no hay porque enojarse de esa manera. Está bien, incluso admito que
     uno se puede enojar por una manzana, pero después se le pasa. ¡Ah! No, a
     Él no se le pasó. Van dos millones de años y nos seguimos bautizando por
     culpa de esa manzana.
     La lujuria: no quiero entrar en asuntos privados, pero somos todos hijos
     suyos, ¿o no? Somos cinco mil millones de personas, ¿o no?
     La avaricia: no hay nadie más avaro que Él. Al pueblo elegido -los judíos-
     les prometió un pedazo de tierra hace dos millones de años. "Si, aquella
     tierra se las prometí, pero nunca dije que se las iba a dar". ¿O sí?
     Los diez mandamientos. Ésa si era una buena idea. Sólo que los hizo a
     favor del rico. Convengamos que es más fácil ir al infierno para los
     pobres que para los ricos. Por ejemplo, a Agnelli, el dueño de la Fiat,
     con todo el dinero que le han dejado, le dicen: "Honra al padre y a la
     madre" ¿Y que va a decir? "Gracias madre, gracias padre. Cuando mueran
     agarro todo yo".
     O no desear las cosas de los demás. También es algo muy fácil para
     Agnelli, porque si todo es suyo ¿qué va a desear?
     En suma: Nuestro Señor debería ocuparse un poco más de los problemas del
     proletariado. Porque nuestro creador consiguió que nos insertáramos en el
     mundo moderno de manera homogénea. Él podría conseguir enseguida que
     estuviéramos mejor. Tomemos los inventos, por ejemplo. ¿Por qué no nos
     hizo descubrir enseguida la calefacción, evitando que mil millones de
     personas murieran de frío en el pasado? ¿No podía? Creó a Adán, tomó una
     costilla suya e hizo a Eva. O sea, que bien podía agarrar, no sé, una
     oreja de Eva y hacer una estufa. Así quedaban los hombres con una costilla
     menos y las mujeres sin una oreja, y aunque hubiese hecho falta gritar un
     poco, habríamos estado un poco mejor, ¿no?
     Durante siglos se comió carne cruda y hubo miles de virus. ¿No podía
     ayudarnos a descubrir antes la penicilina y los antibióticos? No, prefirió
     esconderlos en los hongos. Y eso es tener una mentalidad de revista de
     crucigramas.
     ¿A quién se le ocurre ir a buscar los antibióticos en los hongos? Hay
     gente que los buscó durante toda su vida y no los pudo encontrar.
     Es como si yo les escondiera el jabón a mis hijos: van a lavarse, no lo
     encuentran, entonces se agarran tifus y cólera, y se mueren. Al final,
     para divertirme, les digo: "¿Saben a dónde había metido el jabón? Debajo
     de la toalla, ja, ja, ja". Pero ellos ya están muertos. Entonces, ¿qué nos
     quiere decir con eso? Nos quiere decir: "Soy Dios y me cago en ustedes".